Congelación de embriones

Los primeros casos datan de 1983

Todos los Centros en España, por ley deben de disponer de los medios necesarios para que, aquellos embriones sobrantes y de buena calidad, tras un proceso de Fertilización In Vitro, se puedan congelar para su posterior utilización, en el tiempo previsto por la ley de reproducción asistida vigente en España.

En el supuesto de no quedar gestante en el primer proceso de FIV, no sería necesario realizar un proceso completo de FIV y dispondríamos, sin necesidad de realizar la técnica completa, de embriones de calidad óptima que aunque congelados sirvan para ser transferidos y conseguir gestaciones y bebés sanos.

Los primeros casos

Los primeros casos de criopreservación de embriones fueron publicados en 1983 por Trounson y Mohr en embriones con 4-6 células con DMSO (dimetil-sulfóxido) como crioprotector y mediante congelación lenta. Con posterioridad se comenzó a utilizar propanediol y sacarosa como crioprotectores. Esta técnica de congelación lenta precisa de un sofisticado y costoso aparataje, además de un proceso de ejecución superior a los 150 minutos que lo hace lento, costoso y tedioso para los embriólogos.

La preparación endometrial mediante una simple medicación oral con estrógenos o parches, la constatación y confirmación de un endometrio adecuado que nos asegure la implantación embrionaria y que confirmamos mediante controles ecográficos y cuyas características morfológicas sean, tridimensional y de un espesor superior a 9 mm, junto con la descongelación y transferencia embrionaria completaría el proceso para conseguir una gestación.

¿Cómo lo hacemos ahora?

Desde el 2007, utilizamos la vitrificación o congelación rápida, nueva técnica que simplifica la congelación embrionaria al no precisar de aparatajes costosos y simplificar la técnica y realizarla en mucho menor tiempo y que además permite conseguir magníficos resultados, en tasa de gestación.

La Cigüeña está acreditada y homologada por la Consejeria de Sanidad de la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Sanidad. El Laboratorio de embriología está acreditado por la Asociación Española para el estudio de la Biologia de la Reproducción (ASEBIR ) y la Sociedad Europea de la Reproducción (ESHRE).