SALVADOR MACIP, MÉDICO E INVESTIGADOR

Macip es consciente de los nuevos retos éticos que presenta la edición genética para la medicina y avisa de que la técnica del CRISPR para aplicar en embriones humanos está más cerca de lo que parece.

El CRISPR es una técnica revolucionaria que ha cambiado la forma de trabajar en todos los laboratorios del mundo. Básicamente se trata de unas tijeras moleculares, que siguiendo la guía del ARN permite a los investigadores seleccionar y cortar las partes que consideren oportunas del ADN. Pero no solo eso, sino que las últimas aplicaciones están permitiendo también la inserción de nuevas cadenas o su modificación. Aunque existen otras técnicas de edición genética, ninguna de ellas es tan fácil, barata y rápida de utilizar. Pero, sobre todo, ninguna ha demostrado adaptarse tan bien como el CRISPR para funcionar en células humanas.

Se están dando los primeros pasos en la manipulación de embriones y hemos de decidir, como sociedad, hasta donde estamos dispuestos a llegar, si nos limitaremos sólo a temas curativos o si permitiremos también mejorar personas y especies“.