En mi práctica diaria como médico ginecólogo he comprobado que cultura, salud y progreso son conceptos que caminan de la mano. La salud entendida desde la prevención es la base sobre la que debe asentarse la sociedad moderna. A menudo me entristece atender casos desgraciados de parejas con deseos de tener hijos que podían haberse solucionado con un correcto asesoramiento médico.

Una visita al ginecólogo, cada seis meses o cada año, es suficiente para garantizar un perfecto control de la mujer. La falta de información hace que las mujeres y las parejas españolas no acudan al especialista y vivan, como auténticas tragedias, problemas para los que tenemos solución.

A lo largo de estas páginas pretendemos realizar una somera introducción al mundo de las Técnicas de Reproducción Asistida. Nuestro objetivo es informar, porque el ser humano solo alcanza la libertad cuando tiene la información. Queremos tender un puente entre la mujer, la pareja, y el especialista. Y así ofrecer, a todos los que deseen, información y tratamiento científico sobre el amplio mundo de la reproducción asistida. Este es nuestro ánimo.

¡Ojalá lo consigamos!